Se recupera la industria de los acoplados y semirremolques

“En el marco de una fuerte incertidumbre y adentrados ya en una nueva ola de la pandemia, surge el interrogante si los guarismos de mejora que el sector exhibiera a fines de 2020, y en el primer trimestre de 2021, se sostendrán en el año. Analizaremos entonces la situación en el contexto general del país y en comparación con el resto de las actividades productivas”

El año pasado se vivió una situación mundial inédita, cuyas repercusiones en el ámbito local no podían ser muy diferentes. Una paralización inicial en marzo y abril de 2020 que exigió el esfuerzo y la imaginación para encontrar los caminos que devolvieran a la industria su capacidad de producción, al tiempo que los sectores sanitarios aportaban protocolos desconocidos hasta ahora y que obligaron a las fábricas a implementar mecanismos que permitieran volver de manera segura al trabajo.

Hubo que coordinar acuerdos, en primer lugar con los trabajadores a quienes se privilegió como fundamentales preservando su salud, con normas legales de aislamiento condicionantes para el quehacer fabril. Todo el mundo debió adecuarse a esto. Pero rubros como el transporte o la industria no eran de los que se adaptan fácilmente al teletrabajo. Y fue por ello que se debieron arbitrar también acuerdos con los sindicatos, con los municipios y con los gobiernos nacionales, provinciales y municipales para poder trabajar. Con presteza todos los sectores aportaron su grano de arena y fue así que nuestro rubro y otros sectores fabriles, fueron abriendo parcialmente sus puertas para encarar la vuelta a la actividad.

A fines de año fue que pudieron demostrarse los primeros frutos de semejante esfuerzo; la inscripción de remolques del mes de Diciembre 2020 (474 Un.) resultó un 24,7% superior a la observada en Diciembre 2019 (380 Un.), con lo que el resultado del año 2020 (8.209 Un.) resultó un 9,3% superior respecto del observado en el año 2019 (7.509 Un.). Bastante más de lo esperado, pandemia mediante, aunque lejos de lo necesario para el rubro.

Luego hacia fines del primer trimestre, la tendencia se consolidó alcanzándose guarismos alentadores tales como que la inscripción del mes de Marzo  2021 (1.145 Un.) resultó un 129,5% superior a la observada en Marzo 2020 (499 Un.). El acumulado de 3 meses de 2021 (2.737 Un.) resultó un 65,5% superior al observado en similar periodo del año 2020 (1.654 Un.). De este modo el resultado del año 2021 (10.948 Un.) resultaría por simple extrapolación aritmética un 33,4% superior respecto del observado en el año 2020 (8.209 Un.).

 El optimismo se amplió cuando datos de la producción en general indicaban un consolidado repunte de la actividad industrial, tras seis meses de crecimiento en los niveles de empleo y producción. A nivel oficial se reconoció un movimiento importante en el sector industrial, con seis meses consecutivos de crecimiento y recuperación de todo el empleo perdido en la pandemia, asegurándose que por ejemplo la construcción venía recuperando terreno con un buen escenario en la agroindustría y la energía. Obviamente no fue lo mismo para rubros muy golpeados como el turismo, agobiado por la falta de un flujo internacional.

Sin embargo el fin del 2020 demostró que el índice de Producción Industrial  acumulado enero-diciembre mostró una caída de 7,6%. La UIA refrendó las cifras oficiales, pero advirtió sobre los costos. “Para hacer a esto sustentable hay que trabajar una agenda de exportaciones e inversión productiva, y normalizar el funcionamiento del mercado de trabajo, tomando en cuenta una recuperación en el ciclo", indicaron desde la entidad industrial.

Luego, otro informe de marzo de este 2021 del CEU, Centro de Estudios de la UIA, expuso que si bien hubo suba del empleo industrial no fue suficiente para compensar la evolución del resto de los sectores. Diciembre de 2020 cerró con una caída anual de 245 mil puestos asalariados en el sector privado. Además, si bien la industria fue de las pocas actividades que cerró con suba interanual en diciembre, el 2020 fue, en promedio anual, el quinto año consecutivo de contracción en el empleo sectorial (-2,2%; -24,2 mil asalariados). En tal sentido, pese al cambio de tendencia en el empleo industrial, el nivel todavía presenta una pérdida de 173,5 mil puestos de trabajo desde el máximo alcanzado en 2013.

Maquinaria agrícola fue el sector de los que mejor anduvieron

Pese a la pandemia y la recesión, hubo sectores de la economía con buenos resultados durante 2020 y entre ellos se destacaron las ventas agrícolas, como el caso de las sembradoras que aumentaron un 21,7% en comparación con el año anterior. En 2020, la fabricación de maquinaria agrícola exhibió un crecimiento acumulado de 44,2% respecto de 2019 según el INDEC, tras caer en la medición interanual en 2018 (28,1%) y 2019 (28%).

Por el contrario de lo ocurrido con las sembradoras, la venta de cosechadoras cayó un 2,7% en 2020 respecto de 2019 y la de tractores retrocedió 1,5%, en igual comparación. En cuanto a las exportaciones en valores, la maquinaria agrícola totalizaron en 2020 U$S 90,9 millones, con una contracción de 23,4% respecto de 2019 y fueron las menores en 15 años, ya que la pandemia afectó la logística del comercio exterior. En tanto las importaciones de maquinaria agrícola y del resto de los equipos afines para la agricultura totalizaron U$S 831,7 millones, un incremento de 7,1% respecto de 2019. Así, el saldo comercial sectorial fue deficitario, con un resultado negativo de U$S 740,5 millones en 2020, un 12,6% mayor al del año previo de U$S 658 millones. En suma; subas y bajas que mostraron que no todo fue tan malo para algunos en este rubro, aunque seguramente insuficiente.

Automotrices

Según informó la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA)  el número de vehículos patentados durante marzo de 2021 ascendió a 36.591 unidades, lo que representa una suba del 105,3% interanual, ya que en marzo de 2021 se habían registrado 17.820 unidades. Si la comparación es con su antecesor mes de febrero, el crecimiento es del 20 % ya que en ese mes se habían registrado 30.482 unidades. De esta forma en los tres meses acumulados del año se patentaron 116.800 unidades, esto es un 29,1% más que en el mismo período de 2020, en el que se habían registrado 90.471.

Por su parte los camiones (comerciales pesados) subieron 171,2% en marzo en la Argentina en relación con el mismo mes de 2020, habiéndose patentado 1.470 unidades. De esta manera el  acumulado en los tres primeros meses de 2021, llega a las 3.984 unidades; que implica un aumento del 63,1% frente al primer trimestre de 2020.

En síntesis, es dable esperar que el año tenga una fuerte recuperación, salvo que se produzca una debacle que no podemos hoy prever, sobre todo en el grave aspecto sanitario.

La debacle brasileña. Cayó un 4,1% en 2020, la peor cifra en los últimos 25 años

El desplome del PBI redujo obviamente el consumo (5,5%) y derrumbó el sector de servicios (4,5%). -3,5% fue lo que cayó la industria y el único sector que registró un aumento fue el agropecuario (2%). Aunque menor a las de otras grandes economías de la región, el Producto Bruto Interno (PBI) del vecino país registró el año pasado su peor desempeño desde 1996. Pese a todo, la caída fue mucho menor a la sufrida por otros países latinoamericanos como México (- 8,5%) o Argentina (-10%). Además, Brasil mostró una fuerte reacción en el segundo semestre, lo que llevó al gobierno a reafirmar su proyección de crecimiento en 2021 ya que esperan que la producción económica crezca un 3,2% en 2021.

PERSPECTIVAS 2021

En un informe reciente sobre la región, el Banco Mundial, estimó que la economía argentina crecerá 6,4%, mejorando su proyección de 1,5 puntos porcentuales más que lo previsto en su informe anterior. Se acerca, así, a distintas estimaciones privadas que dan cuenta de que el rebote para este año podría, si se dan algunos factores, superar incluso el 7%.

El reporte “Volver a crecer” de dicho Banco señaló los “enormes” costos de la crisis sanitaria para la región, la más golpeada del mundo por la pandemia, con aumentos de la pobreza y la tasa de desempleo, pérdida de capital humano y sobreendeudamiento. Sin embargo, señaló que a pesar del impacto a largo plazo para las economías regionales, hay áreas positivas.

PERSPECTIVAS PARA LA INDUSTRIA DEL REMOLQUE

Si consideramos la tendencia del primer trimestre del año, traspolandolo “ teóricamente” a todo el año 2021, se podrían alcanzar niveles de actividad de los considerados “ normales. CAFAS siempre ha dicho que 10.000 patentamientos por año era un número suficiente como para mantener la actividad, aunque no debe olvidarse que el sector supo aproximarse a los 15.000 vehículos por año. De todas formas es interesante exponer, que en medio de esta incertidumbre hubo datos más que interesantes, como el de las exportaciones sectoriales.

Exportaciones

Un reciente análisis realizado sobre datos del INDEC, señala como principal segmento exportador metalúrgico (45% del total) al autopartista con valores anuales de 2200-1500 millones de dólares para los años 2019/2020.

Para el caso de los acoplados y semirremolques los valores exportados por 33-37millones de dólares para los años 2019/2020 explican una cantidad de 1.300-1500 unidades anuales, cantidad que se considera notablemente elevada para la venta local de 7500-8200 unidades de esos mismos años, dado que representan una relación de  17-18%. No deja de ser un progreso digno de ser resaltado para un sector cuyas dificultades para exportar han sido considerables.

FACTORES QUE IMPULSAN LA RECUPERACION

Las dificultades monetarias del país llevaron a la adopción de diversas medidas restrictivas del ahorro en divisas y obviamente el impedimento de viajar al exterior y la falta de un turismo receptivo, coadyuvaron a restringir la compra de divisas para el ahorro o la inversión a la que tan acostumbrados estamos en Argentina. De este modo , es innegable que una masa dineraria encontró en la genuina inversión en bienes de capital un refugio frente a la inflación y una apuesta bienes que el transporte requiere para crecer y modernizarse, o al menos mantenerse.

La escalabilidad de la capacidad de carga para los acoplados y semirremolques que permitiera el decreto 32 de 2018 estableció nuevas posibilidades que el transportista quiso aprovechar para mejorar sus costos y su performance en general. Tal fuel caso que consignáramos en nuestro número anterior de los acoplados de cuatro ejes (El Remolque 105 – VER http://www.elremolque.com.ar/noticias/noticia-new-10.php ) Sin duda alguna, la posibilidad de mayor carga implica un mejoramiento sustancial de la productividad, asociada a una relación costo-beneficio mucho más favorable que la que reporta una unidad de 3 ejes de similar performance. Por otro lado, el equipo Camión con Acoplado es mucho más versátil y está muy ligado al agro, siendo una actividad esencial que representa gran parte de la economía del país.  La mayoría de las empresas de transporte analizaron también el consumo energético para unidades tractoras de mayor capacidad y por lo tanto disponían de unidades con potencias superiores a los 300 CV, que es una de las condiciones a cumplir (6 CV / Tonelada). Por tal motivo, el uso de Acoplados de cuatro ejes, mejora la relación con el incremento de la capacidad de carga, no implica aumento significativo en el consumo de combustible, ni hace necesario cambiar el camión. Esta demanda sigue contenida y desde el sector se estima que ha de permanecer vigente por mucho tiempo.

La obsolescencia del parque arrastrado, es sin duda otro motor potencial de la demanda sectorial. Es imperativo determinar una limitación taxativa a la antigüedad admitida, en un todo conforme a lo originalmente previsto en la Ley de Tránsito Nº 24.449 en su Artículo 53 y en su Decreto Reglamentario Nº 779/95 en igual artículo, donde se previó una antigüedad de 20 años con un período de 3 años adicionales para prescindir de su utilización. Entendemos que en algún momento deben derogarse las modificaciones posteriores determinadas por la Secretaría de Transporte que desvirtuaron el criterio rector de una Ley Nacional, autorizando sine die la vida útil de los remolques mediante la verificación técnica vehicular. Al menos con algún límite de edad, sea cual fuere finalmente dicha edad, en algún momento un vehículo deja de ser seguro para transitar por nuestras rutas nacionales y debe renovarse. Para ello será imprescindible contar con la financiación adecuada.

A este respecto, en este número consignamos una nueva fuente de financiación cual es la que aporta Provincia Leasing. Seguramente se requieran más facilidades y en mejores condiciones crediticias y/o con facilidades fiscales para quien invierte en un bien de capital perteneciente al régimen de la industria automotriz, cual los camiones y los remolques. Son rubros que no pueden funcionar sin financiamiento y es dable suponer que de mejorar las condiciones crediticias sectoriales, ello constituirá un impulsor de la demanda y una consolidación de la recuperación de ésta actividad en particular.