SE NORMALIZA LA INDUSTRIA DEL REMOLQUE

Desde el año 2008 cuando se alcanzó el patentamiento de 14.000 acoplados y semirremolques este rubro productivo nacional viene bordeando las 10.000 unidades anuales. Este año 2021 no será distinto. Es más, es dable esperar que se supere ese nivel. Y al tiempo es importante destacar que la capacidad instalada es ampliamente superior, con lo cual se puede afirmar que las fábricas argentinas pueden atender con solvencia el incremento que pueda darse.



CAPACIDAD INDUSTRIAL DE LAS FABRICAS DE CAFAS (Valores anuales)

En tales condiciones “normales” podemos exponer las capacidades del sector con el fin de que pueda dimensionarse la importancia del rubro si consideramos un patentamiento anual de acoplados y semirremolques en torno a dichos 10.000 vehículos.

Capacidad instalada: 16.000 vehículos (con la posibilidad de incrementarla frente a una demanda puntual)
Capacidad de acero utilizada (para 10.000 Un.) 40.000 toneladas
Cantidad de neumáticos empleados: 120.000
Valor en dólares de ventas anuales: U$S 300.000.000
Parque de vehículos de cargas carrozados y remolcados (Est).: 300.000 unidades.
Toneladas de cargas transportadas: 85% del total del país

INVERSION E INNOVACION.

En nuestro número anterior (VER El Remolque 107 - http://www.elremolque.com.ar/ER107/mobile/index.html) demostramos cómo el sector nacional fabricante de acoplados y semirremolques invirtió, apostó al país, innovó, y ofreció nuevos vehículos con mayores capacidades, fruto de la versatilidad y capacidad de adaptación de este rubro, absolutamente Pyme, cuya actividad atiende el 95 % de la demanda de transporte de carga por carretera y produce totalmente en el país con un 90% de componentes de origen nacional.
Las proyecciones que se hacen desde CAFAS son también alentadores en tanto la “escalabilidad” otorgada a los remolques, así como la habilitación de bitrenes, han de continuar engrosando la demanda el año venidero, de no mediar circunstancias impredecibles. El “boom” de los acoplados de cuatro ejes y la demanda sostenida de vehículos con mayor capacidad de carga que las anteriores 45 toneladas de máximo, son los motores de una demanda seguramente sostenida. El transportista necesita renovar un parque en un 50% obsoleto, y lo ha de hacer con vehículos nuevos con mayor capacidad y consecuente mayor eficiencia. Por todo ello podemos afirmar que el rubro, se está “normalizando”.

CÓMO SE PROYECTA LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ EN GENERAL

Según un informe de ADEFA, en el acumulado de enero a octubre, el sector contabilizó 348.414 unidades producidas (vehículos de pasajeros y utilitarios), lo que marcó un aumento de 79,2 % en su comparación con las 194.445 unidades que se produjeron en el mismo período de 2020. En cuanto a las ventas externas, se exportaron 207.159 vehículos, es decir, se registró un alza de 89,7 % en su comparación con el mismo período del año pasado cuando se enviaron 109.188 unidades a diversos mercados.
Y en lo que respecta a ventas mayoristas, el sector automotor en su conjunto comercializó a la red de concesionarios 273.855 unidades, es decir, un 13 % más respecto del mismo período de 2020 en el que se comercializaron 242.364 vehículos.
En cuanto a los vehículos pesados la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (ACARA), informó que en los diez primeros meses de 2021, se alcanzan las 12.877 unidades, de manera que el mercado local sube 46,7% en comparación con el mismo período de 2020.
Por su parte el sector productor de autopartes metalúrgicas presentó un aumento de 20,7% en términos interanuales, crecimiento que puede explicarse por la base de comparación y por el crecimiento de la producción de vehículos. De esta manera, la producción autopartista registra doce meses consecutivos de incrementos en términos interanuales y asimismo acumula un crecimiento de 28,1% en los primeros nueve meses del año. El nivel de utilización de la capacidad instalada (UCI) se ubicó en torno al 63,2%.

HACIA UN 2022 DEFINITORIO

Desde el Gobierno se anuncia un crecimiento del PBI cercano al 9%, pero el nivel de condicionamientos económicos existentes en la Argentina post pandemia, excede el marco de análisis que pudiéramos hacer desde este medio especializado, ni es tampoco nuestra intención hacerlo. Simplemente nos importa destacar las fortalezas de un sector plenamente nacional, federal, de mano de obra intensiva, usuario de componentes también nacionales, Pyme, innovador y eficiente, que se viene preparando para crecer y dar empleo, aspecto que es dable resaltar. Hay empresas que en este 2021 han incrementado fuertemente su plantilla laboral apostando a esta “normalidad” que parece vislumbrarse y confirmarse.